LA ENERGÍA DEL GRUPO COLABORA EN LA SANACIÓN INDIVIDUAL 

Cuando escuchamos las vivencias profundas de nuestr@s compañer@s de intensivo, nos damos cuenta que algo de eso tambien nos  sucede a nosotr@s, en todo caso nos damos cuenta que no somos las únicas personas que vivimos situaciones dolorosas o mantenemos conductas indecorosas, etc.

 

Un entorno así, favorece el que yo pueda  también compartir mis experiencias y me permita ser escuchada desde el corazón.

El mayor sufrimiento del ser humano es producido por guardar, no permitir que aflore a la consciencia y menos expresar en el exterior lo que verdaderamente me afecta, como me siento realmente, existe la creencia generalizada de que si alguién se entera de lo que me sucede de verdad, me juzgarán, o me dejarán de querer, especialmente en los núcleos mas pequeños (pueblos) donde las personas en apariencia se conocen más pero donde realmente se mantiene con más celo la intimidad.